Noticias - Actualidad
06
Feb
2020

HPE: Nueva etiqueta para Centros de Datos suizos para eliminar la huella de carbono en las infraestructuras digitales

Hewlett Packard Enterprise (HPE), el mundo académico y la industria lanzan la primera etiqueta de eficiencia para los centros de datos con el objetivo de descarbonizar estas infraestructuras y reducir significativamente su consumo de energía.

Valora esta entrada

|

– Durante la Reunión Anual del Foro Económico Mundial, una alianza de representantes del mundo académico y de la industria ha anunciado la Etiqueta de Eficiencia para los Centros de Datos suizos, con el objetivo inicial de eliminar la huella de carbono de estas infraestructuras en Suiza y reducir significativamente su consumo total de energía. Iniciado por la asociación DigitalSwitzerland y Hewlett Packard Enterprise (HPE), la alianza ha fundado la Asociación Suiza de Eficiencia de Centros de Datos (SDEA), que será la propietaria del proceso de evaluación y concesión de la etiqueta. Entre los miembros fundadores de SDEA se encuentran: École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL), Green IT Switzerland, HPE, la Universidad de Lucerna, Ciencias Aplicadas y Artes (HSLU), la Asociación Suiza de Centros de Datos (Vigiswiss), así como la Asociación Suiza de Telecomunicaciones (ASUT).

Diez usuarios piloto, entre los que se encuentran algunas de las marcas más renombradas del mundo, han implementado tecnologías y procedimientos de eficiencia energética para lograr el cumplimiento de los criterios de la Etiqueta de Eficiencia del Centro de Datos suizo. Han conseguido un ahorro de energía de hasta el 70 por ciento y, lo que es más, cinco de estos usuarios han empleado fuentes de energía totalmente neutras en carbono. El cantón de Ginebra planea incluir algunos de los requisitos clave de la etiqueta en su próxima ley de eficiencia energética, que servirá como base para la construcción de nuevos centros de datos. El objetivo es impulsar la adopción de la etiqueta en toda Suiza, pero también se presentará en la Comisión Europea y en Naciones Unidas en un esfuerzo para lograr un impacto mundial.

«Hoy en día hay disponibles fuentes de energía neutras en cuanto a la emisión de carbono y tecnologías digitales eficientes, y es a través de las metodologías apropiadas, el compromiso de la industria y la aplicación de políticas, como se puede impulsar una amplia adopción de las mismas», ha declarado Benoit Revaz, de la Oficina Federal de Energía de Suiza. «Acogemos proyectos como la Etiqueta de Eficiencia del Centro de Datos suizo, que pueden ayudar a disminuir el impacto climático que produce una de las columnas vertebrales digitales de nuestra sociedad. Alentamos y apoyamos a las organizaciones y naciones de todo el mundo para que emprendan esfuerzos similares».

Los centros de datos a nivel mundial representan actualmente el uno por ciento del consumo de electricidad en el mundo[1], pero la proporción es mucho mayor en países especialmente atractivos para albergar datos como es el caso de Suiza, donde se estima que el uso de energía de los mismos fue del 2,8 por ciento del consumo total de electricidad del país en 2015 [2]. Considerando el crecimiento exponencial de los volúmenes de datos y el tráfico de los mismos en los próximos años[3], se necesitan metodologías para gestionar la eficiencia de los centros de datos y reducir así significativamente las emisiones de carbono y el consumo de energía.

«Las metodologías actuales se centran en aspectos aislados de la eficiencia y sostenibilidad de los centros de datos, pero ninguna capta la huella global de carbono y su consumo energético», ha explicado Christopher Wellise, Director de Sostenibilidad de HPE. «Sin embargo, la Etiqueta de Eficiencia del Centro de Datos suizo adopta un enfoque holístico al considerar todas las fuentes de consumo y suministro de energía, así como la reutilización de la energía consumida. Por lo tanto, proporciona los eslabones que faltan para permitir a los operadores de los centros de datos, las asociaciones de la industria y los gobiernos medir y controlar el impacto climático real de las infraestructuras digitales».

La Etiqueta de Eficiencia del Centro de Datos se otorga por la excelencia en la eficiencia energética y la sostenibilidad medioambiental de las infraestructuras de los centros de datos y de TI. Incluye tres componentes clave. Los criterios de adjudicación de la infraestructura del centro de datos se aplican a todo el flujo de energía, desde la entrada hasta la salida, incluyendo las capacidades de reciclaje de la energía de salida (como el uso de la descarga térmica para calentar otros edificios). Los criterios de adjudicación de la infraestructura de TI se aplican a la tecnología TI eficiente en términos de energía y al uso efectivo de la misma. Dependiendo del cumplimiento de los criterios de eficiencia, los centros de datos pueden obtener una etiqueta de oro, plata o bronce. En caso de que se cumplan los criterios de sostenibilidad medioambiental, que se aplican a la huella de carbono, se añade una etiqueta «plus» al nivel obtenido.

La SDEA actualizará continuamente los criterios de la Etiqueta de Eficiencia del Centro de Datos para reflejar el alto ritmo de cambio e innovación que se produce en el sector de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Un área a la que prestarán especial atención es el rápido crecimiento de la infraestructura TIC que funciona fuera de los centros de datos, necesario para procesar grandes cantidades de datos en tiempo real en lugares como fábricas, vehículos o espacios públicos, lo que comúnmente se conoce como «extremo». Según Gartner, alrededor del 10 por ciento de los datos generados por las empresas se crearon y procesaron fuera de un centro de datos tradicional o de la nube en 2018. Para 2025, Gartner predice que esta cifra alcanzará el 75 por ciento[4]. Por lo tanto, de cara al futuro, la Etiqueta de Eficiencia de los Centros de Datos suizo también considerará las infraestructuras TIC en el extremo para continuar proporcionando una evaluación y control holísticos de la energía y de la huella de carbono de las infraestructuras digitales.

«Estamos asistiendo a un cambio de paradigma en las TI en el que las tecnologías de silicio convencionales, que históricamente han dado lugar a la duplicación de la densidad y la eficiencia de los chips cada dos años durante cinco décadas, ha alcanzado sus límites físicos», ha manifestado Babak Falsafi, profesor de la Escuela de Ciencias Informáticas y de la Comunicación y director fundador de EcoCloud, un consorcio industrial/académico de la EPFL. «Como resultado, el crecimiento sostenido del rendimiento de las TI solo puede venir de la construcción de más infraestructura, incluyendo centros de datos con una mayor proximidad a las fuentes de datos en el extremo. Por lo tanto, esta etiqueta llega en el momento oportuno para ayudar a guiar a los procesos de computación hacia unas TI energéticamente sostenibles».

[1] Koronen, C., Åhman, M. & Nilsson, L.J. Energy Efficiency (2019)

[2] Swiss Federal Council, DETEC, Swiss Federal Office of Energy, Data Centers: Energy Savings are Possible (2015)

[3] Estimated to be 33 zettabytes in 2018, IDC forecasts the Global Datasphere to grow to 175 zettabytes by 2025, see IDC White Paper: ‘Data Age 2025, The Digitization of the World From Edge to Core’ sponsored by Seagate (2018)

[4] Gartner, What Edge Computing Means for Infrastructure and Operations Leaders (2018)

Más información en: http://www.hpe.com/