Artículo
24
Jul
2020

Almacenamiento y gestión de datos: Cómo una visión errónea puede cegar un negocio

La incertidumbre financiera como consecuencia de la pandemia es ya una de las principales preocupaciones para la mayoría de los responsables de TI y los líderes empresariales en general.

Valora esta entrada

|

A medida que los mercados se reconstruyen y se revisan los procesos de cara al futuro, los CIOs deberán asegurarse de garantizar que el negocio se adapta y evoluciona continuamente. Al mismo tiempo, habrán de enfrentarse a importantes limitaciones de recursos, lo cual aplica especialmente en el terreno del almacenamiento, ya que por lo general es más difícil de reubicar que los recursos de computación.

La pregunta, por tanto, es: ¿Cómo abordar esta situación? Lo cierto es que existen diferentes tácticas, cada una con sus pros y sus contras…

 Táctica 1: evitar grandes costes iniciales

El peligro aquí es que las compras parciales, realizadas por motivos tácticos, a menudo dan como resultado la creación de silos, lo que probablemente ralentizará el time-to-market.

 Táctica 2: evitar compromisos a largo plazo

Esta táctica puede llevar a las empresas a transferir más recursos a la nube, lo que permitirá una mayor agilidad, en lugar de comprometerse con un gran pago inicial. Pero esto aumentará el coste de infraestructura, ya que los servicios de nube son mucho más caros. También obligará a la organización a optar por un mayor gasto en modo OpEx (las soluciones CapEx de la nube pública no son capaces de “escalar hacia abajo”, lo que es un valor clave).

Táctica 3: reducir los costes siempre que sea posible

Con esta táctica se corre el riesgo de que los sistemas se conviertan únicamente en demandas operativas a corto plazo, ignorando la inversión en sistemas preparados para el futuro. Además, dará como resultado una sobrecarga en la gestión, en una época en que los equipos de TI tienden a mermar, lo que impactará directamente en su capacidad de respuesta.

 Táctica 4: evitar compras discrecionales

Si bien esto parece tener sentido, a menudo significa un nivel de inversión mínimo, con una menor prioridad sobre prestaciones y funcionalidades, lo que impide que los sistemas alcancen la eficiencia operativa necesaria. Además, los costes ocultos aumentarán el TCO real, ya que las prestaciones críticas se tratan simplemente como «algo que es bueno tener», lo cual da lugar a un incremento en los costes en otros proyectos para compensar.

 Táctica 5: evitar riesgos controlables

Ante la escasez de skills en el mercado, la obsesión por evitar el riesgo puede afectar a la disposición a cambiar de proveedor, y se actúa más bien por inercia. Pero la inercia, junto con un personal de TI reducido, significa una disminución en el rendimiento, lo que al final representa un mayor riesgo para la capacidad de la empresa.

Sea cual sea la táctica elegida, la clave para una gestión adecuada del almacenamiento está en la flexibilidad, en la elasticidad. Será clave prepararse para la incertidumbre y evitar acuerdos que conlleven una dependencia del proveedor. En lugar de hacer una planificación que obligue a la empresa, ésta debe exigir a su proveedor de almacenamiento que elimine el riesgo en ese sentido y que permita escalar utilizando CapEx, OpEx o ambos. Esto permitirá abordar rápidamente las condiciones cambiantes del mercado sin preocuparse por implantaciones, problemas de suministro u otras interrupciones.

En definitiva, se trata de controlar el riesgo garantizando al mismo tiempo la agilidad y la contención de costes. Desde Infinidat proponemos un modelo de consumo flexible pero con los datos en las instalaciones, junto con un modelo de negocio flexible, que hemos bautizado como Elastic Pricing. El beneficio inmediato es que el usuario no tiene que pagar «impuestos de nube» a medida que aumenta la carga de trabajo. También se eliminan los costes de implementación en la nube, y los procesos de adquisición adicionales son mínimos, porque el sistema se encuentra ya en las instalaciones, y en caso de ser necesaria una reducción de capacidad, sólo es necesario solicitarla. De esta forma, el usuario solo paga por lo que utiliza, con un mecanismo similar al de los modelos de consumo tipo utility de la nube pública.

En resumen, los responsables de TI deben luchar hoy por la elasticidad de la que disfrutará su empresa a medio y largo plazo. Para garantizar el éxito a largo plazo, deberán mejorar la eficiencia en los costes de sus infraestructuras cuanto antes.

Más información en: https://www.infinidat.com/es
Eran Brown
Infinidat
CTO para EMEA y Asia Pacífico