Noticias - Actualidad
18
Ene
2021

INGECOM cerró 2020 con una facturación de 31,5 millones de euros

Con estos resultados, el VAD especializado en soluciones de ciberseguridad y ciberinteligencia continúa su senda de crecimiento marcada año tras año.

Valora esta entrada

|

Ingecom, Value Added Distributor (VAD) especializado en soluciones de ciberseguridad y ciberinteligencia, cerró el año 2020 con un volumen de negocio de 31,5 millones de euros, frente a los 29,9 millones con los que saldó su facturación de 2019, lo que supone un crecimiento de alrededor del 6%.

Javier Modúbar, CEO de Ingecom, valoró los resultados obtenidos apuntando que: “Estamos satisfechos ya que hemos podido crecer de nuevo a pesar de encontrarnos en un momento difícil, debido a la crisis que estamos afrontando en todos los países. Este logro se debe al apoyo tanto de nuestros clientes y fabricantes como a la labor de todo el equipo de Ingecom”.

El recién finalizado año estuvo marcado por la incorporación de seis nuevos fabricantes al portfolio de soluciones de Ingecom para afrontar los nuevos retos en materia de ciberseguridad, muchos marcados por la pandemia de la Covid-19. Entre estos fabricantes se encuentra Okta, principal proveedor a nivel mundial de gestión de acceso e identidad (Identity and Access Management o IAM, en inglés). Además, dos de las últimas incorporaciones han sido ExtraHop, compañía líder en soluciones orientadas a la detección y remediación de ataques avanzados mediante el análisis de comportamiento de la red (Network Detection and Response o NDR); y ZeroFOX, líder mundial en soluciones de protección contra riesgos digitales (Digital Risk Protection o DRP) que pueden tener las organizaciones modernas en plataformas de colaboración en red como redes sociales, redes con contenidos no indexables (dark webs), correo electrónico y móviles.

Otros fabricantes que se han unido al portfolio de Ingecom durante 2020 han sido Varonis, proveedor especializado en la detección de amenazas y clasificación de la información de las organizaciones; Medigate, fabricante de origen israelí dedicado a la seguridad de los dispositivos médicos y a la gestión de activos; y Vicarius, compañía especializada en la protección de aplicaciones y activos críticos de las pymes contra la explotación de software, gracias a su plataforma de gestión de vulnerabilidades.

“Todas las tecnologías que hemos ido incluyendo en el portfolio se ajustan a una estrategia que llevamos años abordando, basada en la seguridad en 5 pilares: Ser Humano, Dispositivo, Infraestructura, Aplicación y Dato. Dentro de los mismos, nos hemos centrado en la protección del ser humano como eslabón más débil y del dato como fin último de la mayoría de los ataques para obtener un beneficio económico”, señala el directivo.