Articulo
23
Sep
2019

CRAYON: La optimización del ROI de las implementaciones de tecnología, es clave para una transformación digital exitosa

El primer paso para optimizar el ROI de la infraestructura basada en la nube y las aplicaciones SaaS es mitigar el riesgo que supone la ‘TI oculta’.

Valora esta entrada

|

En el esfuerzo de las empresas por reducir el coste de los servicios que proporcionan a sus clientes, la nube se ha convertido en una aliada que les permite hacer más por menos. Pero, a la vez, ha introducido un nuevo escenario en el que las líneas de negocio buscan por su cuenta soluciones cloud para resolver sus necesidades más apremiantes.

Frecuentemente, eso significa que el departamento de TI desconoce cuál es la verdadera dimensión de la nube dentro de la infraestructura corporativa, perdiéndose las sinergias entre las distintas áreas. La buena noticia es que con la ayuda de expertos y soluciones avanzadas es posible evaluar la verdadera presencia de todo el entorno cloud en la organización para que, a partir de ahí, controlar su despliegue.

Dada la sencillez de implantación de los recursos en la nube, tiene sentido que los mismos departamentos empresariales implementen directamente aquellos que necesitan, pero lo que es crítico es que el área de TI mantenga siempre un control de los costes y tenga asumido que se recurrirá a su personal cuando haya algún problema o se demande una configuración específica.

Frente a esta situación, los responsables de TI necesitan tener visibilidad de toda la infraestructura (desde recursos locales a nubes –privadas y públicas- y aplicaciones SaaS) para saber qué se está utilizando y cuánto cuesta.

El primer paso para optimizar el ROI de la infraestructura basada en la nube y las aplicaciones SaaS es mitigar el riesgo que supone la ‘TI oculta’. Una vez descubierto el escenario cloud existente, es necesario evaluar cada uno de los recursos y desarrollar políticas que claramente definan qué infraestructura en la nube se aprueba y qué datos pueden ubicarse en ella.

Solo en el momento en el que el departamento de TI tiene una completa visibilidad de lo que se está utilizando en la empresa es cuando puede comenzar el proceso de optimización de costes.

Paradójicamente, descubrir una situación de Shadow IT puede convertirse en una excelente oportunidad para entender cuáles son las necesidades y preferencias de los usuarios finales. Esta información puede traducirse en el desarrollo y despliegue de software y servicios aprobados que aumenten el rendimiento y la satisfacción de los empleados.

Asimismo, también es una buena ocasión para preguntarles sobre el valor de la tecnología que han implementado y cómo resuelven sus necesidades con ella. Este dato puede ayudar a que otros departamentos con similares problemas puedan cubrirlos con un mejor despliegue de esa tecnología por toda la empresa.

De esta manera, el departamento de TI es capaz de evaluar cualquier nueva tecnología atendiendo a su valor potencial como herramienta para la productividad empresarial.

Contar con la ayuda de especialistas en la Nube y transmitirles sus necesidades empresariales específicas permite garantizar que los distintos proveedores cumplan con las expectativas depositadas en ellos llevando a cabo, por ejemplo, implementaciones piloto a lo largo de la empresa.

Además, el conocimiento y la experiencia de un socio de valor como Crayon suplen la incapacidad de muchas empresas para tener una visibilidad plena por sí mismas de las aplicaciones que forman su ecosistema de TI, así como de la optimización de sus costes y su utilización. Su colaboración es decisiva para supervisar la relación calidad-precio de las mismas así como para garantizar el cumplimiento de los estándares empresariales.

¿Preparado para evaluar la infraestructura TI de su empresa y asegurar su ROI en la Nube?

Crayon participa como Event Sponsor en el Tour Tecnológico @asLAN 2019.

Más información en: https://www.crayon.com/
José Manuel Marina
Crayon
Director General