Artículo
22
Mar
2021

Cambio de paradigma: del dato al conocimiento…y a la sabiduría

A la hora de aprovisionarnos de los datos es necesario aplicar el principio metodológico de la ciencia conocido como Principio de la parsimonia: No hay que tener más de lo necesario.

Valora esta entrada

|

Datos

Los datos son los elementos que componen el conjunto discreto de factores objetivos sobre un hecho real. Dentro de un contexto empresarial, el concepto de dato se define como un registro de transacciones. Un dato no dice nada sobre el porqué de las cosas, y por sí mismo tiene poca o ninguna relevancia o propósito.

APROVISIONAMIENTO DE LOS DATOS

Es necesario tener en cuenta que, como toda actividad, el aprovisionamiento de datos consume recursos, y por tanto no es gratuito. Este proceso deber ser eficaz y eficiente. A la hora de aprovisionarnos de los datos es necesario aplicar el principio metodológico de la ciencia conocido como Principio de la parsimonia: No hay que tener más de lo necesario.

Como criterios a tener en cuenta en el establecimiento y la planificación del proceso de aprovisionamiento de los datos se plantean:

  • Motivación para la captura del dato.
  • Coste de obtención del dato.
  • Calidad del dato.
  • Requisitos legales.
  • Tecnología disponible.
  • Gestión de los datos.

Con la peculiaridad de que estos motivos están interrelacionados entre sí.

CARACTERÍSTICAS DE CALIDAD DEL DATO

Para poder seguir avanzando en la evolución hacia el conocimiento, es necesario que los datos sean de “calidad”. La calidad del dato está normalizada por la norma ISO25012, que establece las siguientes características:

Exactitud:

  • Sintáctica
  • Semántica
  • Rango de exactitud

Completud:

  • Registro
  • Fichero
  • De los valores de los datos
  • Falsa Completud de fichero

Consistencia

  • Integridad referencial
  • De formato
  • Riesgo de inconsistencia
  • Semántica

Credibilidad

  • De los valores de los datos
  • De la fuente

Actualización

  • Frecuencia
  • Conveniencia de actualización

INFORMACIÓN

La describimos como un mensaje bajo la forma de algún tipo de comunicación. En el campo que nos ocupa, la empresa, lo importante deber ser el mensaje y no el medio. Como cualquier mensaje, tiene un emisor y un receptor. La información es capaz de cambiar la forma en que el receptor percibe algo, es capaz de impactar sobre sus juicios de valor y comportamientos. Estrictamente hablando, es el receptor, y no el emisor, el que decide si el mensaje que ha recibido es realmente información, es decir, si realmente le informa.

La elaboración del mensaje consiste en estructurar, presentar y analizar los datos al receptor para que éste conozca el estado actual en que se encuentra el objeto que estamos tratando y pueda emitir un juicio de valor sobre el mismo.

Métodos para estructurar y dar valor a los datos pueden ser:

  • Contextualizar: sabemos para qué propósito se generaron los datos.
  • Categorizar: conocemos las unidades de análisis de los componentes principales de los datos.
  • Calcular: los datos pueden haber sido analizados matemática o estadísticamente.
  • Corregir: eliminado los errores de los datos.
  • Condensar: los datos se han podido resumir de forma más concisa.

Dentro de este concepto de Información, aparece un término específico: INDICADOR. Según la RAE:

  • INDICADOR: Que indica o sirve para indicar.
  • INDICAR: es su primera acepción: Mostrar o significar algo con indicios y señales.

Es decir, INDICADOR se puede entender como un dato puesto en contexto, un valor que tiene significado en el momento en que se le relaciona con el ente del que se deriva y se le asigna una unidad de medida para poder ser comparado.

CONOCIMIENTO

El conocimiento es una mezcla de experiencia, valores, información y “saber hacer” que sirve como marco para la incorporación de nuevas experiencias e información, y es útil para la acción. En las organizaciones no sólo se encuentra dentro de documentos o almacenes de datos, sino que también está en rutinas organizativas, procesos, prácticas, y normas.

El conocimiento se deriva de la información, así como la información se deriva de los datos. Para que la información se convierte en conocimiento, las personas debe hacer prácticamente todo el trabajo.

La transformación de la información en conocimiento se produce mediante la:

  • Comparación.
  • Consecuencias.
  • Conexiones.
  • Conversación.

Estas actividades de creación de conocimiento tienen lugar dentro y entre personas. Al igual que encontramos datos en registros, e información en mensajes, podemos obtener conocimiento de individuos, grupos de conocimiento, o incluso en rutinas organizativas.

Una vez acumulada información sobre el objeto en estudio, convertimos esa información en conocimiento si somos capaces de comprender la variabilidad del comportamiento y hacer predicciones sobre éste del ente que estamos estudiando.

SABIDURÍA

Y por último definamos lo que es sabiduría, ese concepto eminentemente filosófico al que todo ser humano confía en conseguir.

El Diccionario de la RAE la define como:

  1. Grado más alto del conocimiento.
  2. Conducta prudente en la vida o en los negocios.
  3. Conocimiento profundo en ciencias, letras o artes.

Algunos filósofos la definen como una cualidad atribuida a quien posee una gran cantidad de conocimientos y se distingue por usarlos con prudencia y sensatez. La sabiduría implica amplitud de conocimiento y profundidad de entendimiento, que son los que aportan la sensatez y claridad de juicio que la caracterizan. La sabiduría se desarrolla con el tiempo, a partir de las experiencias propias y ajenas, y de la observación y la reflexión sobre la vida. De allí que dos fuentes fundamentales para cultivar la sabiduría sean la memoria y la experiencia.

Es importante no confundir la sabiduría con la inteligencia: la inteligencia es la capacidad de hacer las cosas correctamente. La sabiduría es la habilidad para elegir las metas que valen la pena; es decir, para hacer las cosas correctas. Es preferible ser un sabio imperfecto y torpe que ser simplemente inteligente y muy eficiente.

Juan Carlos Torres
Grupo Avalon
Director de Calidad y Organización