Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando está aceptándola Aceptar
Política de cookies +
EN ES

Usted está en: Inicio // Entrevistas

Entrevista
  • El coste energético de las TIC.

  • 05/10/2009 - Francisco Valencia. Director Desarrollo de Negocio. Fibernet

  • La mayor parte de la energía disponible en la tierra proviene de fuentes no renovables. Fuentes que están agotadas o apunto de agotarse. Las opciones no son muy alentadoras, aún son caras y difíciles de explotar. El coste que supone para una organización el coste energético es el segundo después de Recursos Humanos, y el primero sin centramos el foco en el sector TIC..


  • Valoración.

  • Las empresas tienen un elevado consumo energético de sus TIC, ¿Cuál es el problema?


              Realmente se juntan varios factores:Uno de ellos no es realmente un factor de un mayor consumo energético, sino de concentración del mismo. En los últimos años, las empresas han dedicado esfuerzos a asegurar que las TIC acompañen al negocio, y como partes de tal, uno de sus objetivos fundamentales ha sido el de abaratar costes. La dirección de IT, con políticas más o menos acertadas, ha ejecutado varios proyectos relacionados con la concentración de servicios en los puntos centrales de la empresa (virtualización y consolidación de servidores, etc).

    Este tipo de proyectos ha concentrado un consumo energético hasta entonces distribuido en Centros de Datos poco o nada preparados, sin medias de eficiencia, y donde se ha concentrado un elevado índice de consumo. Un error que han cometido las empresas es no hacer responsable al CIO del consumo de sus equipos.

    De repente, y debido a este efecto, el consumo en esos centros se dispara, las compañías eléctricas sufren problemas para satisfacer la demanda, los cortes aumentan en frecuencia y tiempo y, sobre todo, el coste de la organización se dispara

    Otro factor importante es la no inclusión de la eficiencia energética en la toma de decisiones que afectan a las TIC. Por ejemplo, cuando se desarrolla un Plan de Continuidad de Negocio, es muy normal que se de a determinados sistemas una criticidad que no tienen o que, para minimizar las tareas del Plan de Respuesta ante Incidentes, se mantenga una estructura redundada, cuando podría evitarse si se incluyera la eficiencia energética como una variable más de la ecuación.

    Por supuesto, la falta de previsión en el correcto diseño de los Centros de Proceso de Datos, y su capacidad en la gestión energética de los sistemas que aloja, es el factor que más afecta a las empresas y que, además, dispone de soluciones más efectivas.



    ¿Existe alguna solución que minimice el impacto de este elevado consumo?


              Existen muchas soluciones, algunas tan sencillas de implantar como establecer una Política de uso Adecuado (AUP) de los sistemas TIC (No dejar sistemas informáticos encendidos si no es necesario, establecer configuraciones de gestión de la energía, etc.).

    Otras soluciones pasan casi ineludiblemente por realizar inversiones en la infraestructura del Centro de Proceso de Datos. Un parámetro importante en el diseño de un CPD es su coeficiente de eficiencia energética, que podemos definir como la potencia consumida por los sistemas que sustentan el negocio (sin backup) divido por la potencia total consumida por el CPD. Este valor suele estar entre 0,4 y 0,7 en los escenarios habituales, pero la Unión Europea, en su tratado de buenas maneras para la eficiencia energética en Centros de Proceso de Datos propone incrementar este valor a 0,9.

    Un elemento de alto consumo energético, y que tiene mucho que ver con el factor de eficiencia energética total es la climatización. En un entorno nada optimizado, se cumpliría la regla de que para enfriar el calor que genera un servidor de x vatios serían necesarios x vatios de frío. Actualmente, los sistemas de frío trabajan en entornos más óptimos, pero insuficientes si queremos lograr el valor de 0,9 propuesto por la UE. Así que, para lograrlo, intervienen todos los elementos del CPD.

    Sacar de la sala fría los elementos que no necesiten frío (cuadros eléctricos, sistemas de extinción, sistemas de gestión de cableado, SAI’s, etc), realizar un diseño que aísle los flujos de aire caliente y los flujos de aire frío, dejando la zona fría del menor tamaño posible, extraer el aire caliente del CPD para que no regrese a los sistemas de enfriamiento, utilizar en la medida el aire proveniente del exterior si su temperatura es adecuada, … son sólo algunas de las mejoras que pueden realizarse para disminuir el consumo, e incrementar la eficiencia.



    ¿Ofrecen las TIC la posibilidad de utilizar energías renovables?


              Por supuesto. Un Centro de Proceso de Datos puede (y debe) recibir su suministro eléctrico de varias fuentes (varios operadores, grupos generadores, etc). Una de estas fuentes puede ser, sin duda, proveniente de energías renovables, incluso localmente instaladas, a las que se puede confiar el suministro de la potencia necesaria para alimentar aquellos sistemas que se alimenten con la potencia (a veces limitada) que generan estas fuentes. Alumbrado, Seguridad, Gestión, Electrónica, Determinados servidores… pueden ser perfectos candidatos para ello.

    Si se utilizan este tipo de fuentes de alimentación, el elemento que coge mayor protagonismo son los Sistemas de alimentación Ininterrumpida y los filtros de corriente, que asegurarán que la energía entregada al CPD tiene la amplitud, frecuencia y forma adecuadas.

    Más aún, en nuestro CPD se genera una gran cantidad de energía, que es disipada en forma de calor, y que, óptimamente, podría ser empleada para el suministro a otros sistemas. Existen instalaciones que concentran el aire caliente generado por los servidores, y utilizan dicho aire para insuflar calor a l sistema de calefacción del edificio, incrementando los ahorros energéticos totales de la empresa.

     

     

  • Más Información: http://www.fibernet.es