Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando está aceptándola Aceptar
Política de cookies +
EN ES

Usted está en: Inicio// Artículos de Opinión

Articulo de Opinión
  • Servicios Gestionados al servicio de la Inteligencia de Red.

  • 22/04/2010 - Jose Aurelio Martínez García. Responsable de Canal. Allot Communications

  • En la situación del mercado actual, en la que las empresas necesitan centrarse en su núcleo de negocio para mantener su competitividad y con la escasez de recursos de personal que sufren muchas de ellas, hay una tendencia creciente a la delegación de servicios a terceros, incluyendo la gestión de los mismos. .


  • Valoración.

  • Este modelo de externalización es el concepto de servicio gestionado.


    Actualmente uno de los servicios gestionados más demandados es el de Inteligencia de Red, que  permite ofrecer un servicio de gestión de la red, y proporciona información en tiempo real sobre las aplicaciones utilizadas en la red, y la capacidad de garantizar una calidad de servicio en las comunicaciones  e incluso bloquear y limitar ciertos tipos de tráfico a nivel 7. Esto proporciona un nuevo servicio a múltiples empresas: la posibilidad de ofrecer líneas de comunicaciones a ciertos caudales (caudales que dependen de las aplicaciones que se utilicen, del volumen de datos, o del tiempo de uso), todo ello con un coste predecible y con la calidad de servicio acordada. Dicho servicio tiene que estar disponible 24x7, especialmente  hoy en día que existen tantos procesos de negocio que requieren la  interacción con clientes y proveedores de manera permanente a través de plataformas web y  de comercio electrónico.


    Dada la importancia de este servicio gestionado es necesario que, al igual que con otros servicios críticos, se cumplan una serie de características:


    • Flexibilidad, adaptabilidad y trazabilidad. Es el servicio el que  debe adaptarse a las necesidades de la Organización, y no a la inversa. Además, tendrá que presentar una flexibilidad que permita modificaciones ágiles en su alcance y cobertura. La gestión del servicio debe aportar información, en tiempo real, acerca del estado, tendencias y evolución del mismo en base a indicadores definidos.
    • Calidad y compromiso. Los servicios deben basarse en un compromiso mutuo de calidad, por medio de SLA´s; y evolucionando la tecnología al servicio de la Organización.
    • Escalabilidad. Es crítico que se puedan  incorporar  nuevos servicios al ya definido, o aumentar el  alcance o cobertura del mismo.
    • Coste. Debe ser predecible para la cobertura y alcance definidos, en función del nivel de servicio exigido y su cumplimiento.

    Un servicio gestionado además exige facilitar al cliente un soporte comprometido y proactivo, a través de mecanismos y plataformas de monitorización y gestión. Esto supone un beneficio significativo para el cliente pues evita errores a priori, garantizando la alta disponibilidad del servicio, con el ahorro de costes que esto conlleva.


  • Más Información: http://www.allot.com