Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando está aceptándola Aceptar
Política de cookies +
EN ES

Usted está en: Inicio// Artículos de Opinión

Articulo de Opinión
  • Comunicando con el consumidor del futuro.

  • 14/10/2009 - Javier Zubieta. Business Development Manager y CISO. Unitronics

  • Nuevas tecnologías para la difusión de contenidos audiovisuales: Estamos a las puertas de un importante cambio en la forma de comunicación de empresas e instituciones con sus públicos..


  • Valoración.

  • La mejora de la tecnología en el ámbito de las redes y las comunicaciones a distancia ha dado lugar a una nueva generación de formatos y soportes que amplían los horizontes de difusión de los contenidos audiovisuales y los posiciona en lugares donde nunca habían estado.


    Un ejemplo es el de la publicidad exterior o en el punto de venta que gracias a las pantallas deja de ser estática y se convierte en un medio interactivo de comunicación con el cliente o ciudadano. Una publicidad muy diferente a la que estamos acostumbrados y que permitirá, además, transmitir información adicional al “espectador”. Por otro lado, se popularizará la distribución de contenidos audiovisuales en empresas, hospitales, escuelas, etc. en las que se podrán emitir videos de carácter informativo y educativo, recibir la señal de televisión a través de IP o emitir contenidos en vivo. Las bibliotecas nunca más serán un lugar dedicado en exclusiva a los libros, sino que en los fondos documentales se podrán consultar programas, entrevistas o reportajes audiovisuales sobre muchos temas.


    Sin embargo, a pesar de lo evolucionado que está este modelo a nivel “teórico”, algunas de las experiencias llevadas a cabo en este sentido no han acabado de consolidarse, no tanto por la complejidad técnica de la instalación, como por la dificultad de su mantenimiento. Es habitual ver colocadas por diferentes puntos de nuestras ciudades pantallas inactivas, con mensajes de error o directamente apagadas. Igualmente, empresas e instituciones no acaban de utilizar este tipo de soluciones para ofrecer información, señalización o para emitir programas propios.

    La clave para la solución de este problema está en un diseño de proyecto realista desde su gestación, y en poner en manos de especialistas en redes y comunicaciones toda la infraestructura tecnológica. Esto permitirá tanto la creatividad en los proyectos como que una vez puestos en marcha, sean duraderos y los clientes consigan sus objetivos. Así, la empresa creadora de contenidos sólo tendrá que diseñar y realizar la campaña que quiera difundir a través de las pantallas instaladas, y el integrador se encargará de codificarla, difundirla y asegurarse de la calidad de la recepción. Igualmente, se encargará del mantenimiento de redes y equipos para que estén optimizados para este uso.


    Las ventajas para los clientes de este modelo serán muchas, y ayudarán a hacer despegar esta tendencia que ayuda a conectar con consumidores y ciudadanos. Las posibilidades del Digital Signage (cartelería digital) son inmensas: empresas con múltiples sedes, como bancos o supermercados, podrán emitir en las pantallas de cada oficina o local información sobre productos, ofertas, servicios, etc. Este tipo de proyectos puede completarse con la emisión de programas, tanto grabados como en video, o con portales web. Esto es, por tanto, una solución flexible y escalable, que a la larga reduce costes (impresión de materiales, distribución entre las sedes, renovación periódica de cartelería, etc.).

    En esta misma línea, la publicidad exterior digital comienza a ser una opción real con grandes posibilidades de desarrollo. Aquí el reto será, sin duda, contar con soportes que puedan resistir a la climatología con una buena durabilidad. Una vez superado este punto, los circuitos de publicidad exterior se convertirán en un escaparate perfecto para las empresas proporcionándoles una rapidez y flexibilidad mayor a la hora de planificar las campañas. Esto, sin contar con las posibilidades creativas que abre.


    Por otra parte, el acceso a videos bajo demanda por parte de los usuarios dentro del catálogo que disponga la institución o la empresa permitirá poner a disposición del público una fuente de información multimedia rica y variada. La gama de servicios se amplía enormemente si este tipo de proyectos se combina con acceso a información escrita, a pantallas de reserva o compra, a documentación complementaria, etc. Las soluciones de Digital Media para hospitales también admiten la instalación de pantallas en las habitaciones y  combinan las funciones de información para médicos (historiales, radiografías, analíticas, avisos) y con las de ocio para el paciente (televisión, video a la carta, etc.).


    Por tanto, en breve, veremos esta transformación y asistiremos a la distribución de contenidos multimedia tanto en exterior como en edificios públicos o empresariales. Sus posibilidades creativas son muy amplias, y acompañadas por una buena infraestructura y mantenimiento, pueden proporcionar importantes ventajas a aquellos que sean pioneros en su uso.


  • Más Información: http://www.unitronics.es