Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando está aceptándola Aceptar
Política de cookies +
EN ES

Usted está en: Inicio// Artículos de Opinión

Articulo de Opinión
  • Comunicaciones Unificadas integradas: nuevas aptitudes en los distribuidores.

  • 26/11/2009 - Alejandro Giménez. Director General. Aastra

  • La venta de Comunicaciones Unificadas integradas requiere nuevas aptitudes por parte de los distribuidores .


  • Valoración.

  • Demanda de Comunicaciones Unificadas

    Hoy en día las empresas basan cada vez más sus decisiones de compra sobre aquello que les ayude a optimizar y mejorar los procesos de negocio, no sólo los costes.
    Las Comunicaciones Unificadas (CU) son una “caja de herramientas” de tecnologías y funcionalidad que puede venderse a un cliente para satisfacer estos requisitos fundamentales.


    El beneficio principal de las CU es su capacidad para evolucionar y satisfacer las necesidades específicas de cada empresa. Sin embargo, es imprescindible que el distribuidor llegue al fondo del negocio del cliente para comprender todas sus necesidades y ofrecerle así una solución que se ajuste a su modelo de negocio y que funcione perfectamente con la arquitectura existente.


    Los servicios como valor añadido del distribuidor

    Existe una oportunidad real para los distribuidores e integradores que consiste en la capacidad para ofrecer servicios que apoyen y complementen la simple provisión de tecnología. Servicios como la consultoría o la gestión de la integración son fundamentales para garantizar el éxito del despliegue de cualquier solución y deben considerarse como algo más que un valor añadido, deben ser centrales para cualquier proceso de venta. Las competencias en arquitectura de software, como Arquitectura Orientada a Servicios (SOA) y IT Infraestructure Library (ITIL) dejan de ser secundarias para convertirse en una necesidad a la hora de ofrecer soluciones de CU de funcionamiento óptimo que se integren y mejoren los procesos y aplicaciones de negocio.


    Los distribuidores deben ser capaces de diferenciarse y convertirse en una parte integral del negocio del cliente final con el fin de desarrollar y mantener relaciones duraderas, y el fabricante puede trabajar con ellos para hacer que esto ocurra.


  • Más Información: http://www.aastra.es