Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando está aceptándola Aceptar
Política de cookies +
EN ES

Usted está en: Inicio// Artículos de Opinión

Articulo de Opinión
  • ¿Crisis con Body Shopping?.

  • 08/03/2011 - Nasser Kamal Alvarez. Advanced Services Consulting. Unitronics

  • No deberíamos mirar hacia otro lado ante una de las aparentes contradicciones que se está produciendo en el mercado: el aumento de la demanda de recursos en formato body shopping a costa de servicios gestionados. Es aparente porque sí podemos encontrar razones que avalan esta tendencia; es real porque se refleja en los resultados de los proveedores del tipo consultoría y servicios gestionados; y es formalmente contradictoria porque esta modalidad de externalización es a todas luces más cara que la opción de servicios gestionados,… precisamente ahora! En realidad la mayoría de las justificaciones plausibles giran alrededor de un único concepto: visión a corto plazo. .


  • Valoración.

  • El sector privado puede percibir una menor flexibilidad en la capacidad de manejo de los tiempos de los servicios gestionados, no solo por el carácter tradicionalmente anual de los contratos asociados, sino por el tiempo extra de puesta en marcha de los mismos (i.e. el de transferencia entre proveedores en caso necesario).

    O dicho de otro modo, la contratación de servicios gestionados se percibe en ocasiones como un compromiso excesivo en épocas de incertidumbre, tanto alrededor de la propia empresa como dentro de la propia organización, y esto pesa mucho en la toma de decisiones.
    También ha crecido una de las barreras habituales en la adopción de SS.GG. frente al body shopping: el responsable del servicio dentro de la organización percibe que pasa a ser más prescindible si lo externaliza como gestionado, especialmente si es en remoto.
     
    Modalidades alternativas como el “pago por uso”, o intermedias como servicios mixtos con body shopping en horario laboral, y gestionado remotamente aunque de mínimos fuera de horario, no son sino el reflejo de nuevo de la visión a corto plazo derivada de la situación actual.
    En el sector público estas razones se intensifican por los recortes presupuestarios impuestos desde estamentos externos a los que manejan las necesidades operativas de cada administración, y por la expectativa de cambios políticos en sí mismos.
     
    Qué hacer?: algunas sugerencias
    Los proveedores de servicios gestionados no deberíamos soslayar estas circunstancias. Probablemente los argumentos a favor de la adopción de servicios gestionados, ampliamente descritos, difundidos y aceptados genéricamente, no están suficientemente complementados o adaptados a la realidad actual.
     
    Cubrir las necesidades a corto plazo, reales, es compatible con estrategias a medio y largo, como las que habilitan las soluciones Cloud, la concentración de servicios en un menor número de proveedores en cada organización, o servicios emergentes más ambiciosos como la videoconferencia gestionada (incluyendo las herramientas de gestión de salas y aseguramiento de la disponibilidad de las mismas previo a las reuniones), o la monitorización y gestión remotas de rendimiento de aplicaciones y/o servicios (los usuarios no ven el rendimiento de la infraestructura física, usan aplicaciones y servicios).
     
    Un par de ejemplos:
    Escritorio virtual
    La adopción de una solución de escritorio virtual (VDI) permite un aumento inmediato de la eficiencia y eficacia de la gestión de las infraestructuras informáticas de las empresas, con un coste incluso menor que el derivado de la renovación orgánica del parque de PCs, y pudiendo  realizarse de forma paulatina, coexistiendo en el tiempo escritorios virtualizados (usuarios con thin clients) con tradicionales.
     
    Actualizaciones centralizadas y simultáneas de aplicaciones sin necesidad de presencia física del usuario (ventaja extra en tele trabajo), reducción de costes de sistemas de back up, reducción por racionalización del stock de dispositivos de repuesto, mejora en la gestión de licencias, aumento de la seguridad, reducción de espacio de almacenamiento (se evita repetición de datos), disminución de consumo eléctrico (uso de thin clients),… son algunas de las ventajas proporcionadas.
    Y el servicio gestionado de soporte y explotación asociado a esta infraestructura resulta fácil de modelar, dimensionar y adaptar según necesidades a lo largo del tiempo.
     
    Concentración de proveedores
    En las relaciones cliente / proveedor en cuanto a externalización de servicios sigue siendo válida la máxima según la cual el primero gana si lo hace también el segundo. O mejor dicho, sigue siendo comúnmente admitido que deberíamos hablar en términos de partners, y no como comprador/vendedor.
    Intentar reducir los costes de los servicios en un entorno atomizado de proveedores reduce el margen para la mejora los mismos, y puede producir un descenso en la calidad ofrecida.
     
    En el caso del body shopping, este margen es incluso inexistente.
     
    Aglutinar servicios en pocos proveedores permite romper este círculo vicioso, ya que la reducción de costes puede apoyarse en sinergias, no en el descenso de la calidad, y estimula a esos proveedores a estar más involucrados en los procesos de negocio de la propia empresa: estimula la relación de partenariado.
     
     
    En conclusión, creo que no deberíamos conformarnos con esperar tiempos mejores adoptando mientras tanto soluciones temporales y tradicionales, sino aprovechar la situación para mejorar: los proveedores innovando y flexibilizando los servicios ofertados, y los clientes buscando socios, no vendedores.

  • Más Información: