Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando está aceptándola Aceptar
Política de cookies +
EN ES

Usted está en: Inicio// Artículos de Opinión

Articulo de Opinión
  • H2SAI: Sistemas de alimentación ininterrumpida con pila de combustible.

  • 30/07/2009 - Jose Angel Alzola. Coordinador Almacenamiento de Energía. Unidad de Energía. Corporación Tecnalia

  • Un Sistema de Alimentación Ininterrumpida-SAI- o UPS (Uninterrupted Power Supply) es un dispositivo que cuenta con un sistema de almacenamiento de energía para dar servicio a cargas críticas cuando se produce un fallo en el sistema principal de suministro eléctrico, normalmente la red de distribución..


  • Valoración.

  • Adicionalmente permite mejorar la calidad de la señal entregada al aislar las cargas de las fluctuaciones de tensión y frecuencia que se pueden producir en la red.


    Los SAIs convencionales se basan en el empleo de baterías, por lo que están sujetos a las limitaciones de éstas: reducción de la capacidad con el uso (procesos de carga y descarga) y con el tiempo, rango de temperatura reducido, dificultad para estimar el estado de carga y necesidad de realizar operaciones de reciclaje al final de su vida útil.


    En este contexto, se puede decir que el campo de los SAIs es actualmente el nicho de mercado más importante para la aplicación de pilas de combustible alimentadas con hidrógeno. El desarrollo de las tecnologías del hidrógeno se ve condicionado por tres factores principales:


    • La inexistencia de infraestructuras para el suministro del gas.
    • El bajo rendimiento de ciclo completo de generación, almacenamiento y uso del hidrógeno.
    • La falta de fiabilidad y durabilidad de las pilas de combustible.


    La operativa propia de las aplicaciones SAI proporciona un característica clave para salvar estas barreras: el sistema sólo opera durante una fracción mínima de su tiempo de vida. De esta forma se relajan los requisitos sobre la pila de combustible y el bajo consumo de hidrógeno resta importancia a la complejidad del suministro o al bajo rendimiento.


    Las ventajas derivadas del uso de este tipo de soluciones son numerosas:

    • La cantidad de energía almacenable está limitada únicamente por el tamaño del depósito de hidrógeno y no por la pila de combustible, lo que conlleva una mayor flexibilidad operativa.
    • Es posible conocer de manera precisa la cantidad de energía disponible en cada momento.
    • El sistema no pierde eficacia con el paso del tiempo y tiene una vida útil larga.
    • No es necesario realizar un mantenimiento exhaustivo.
    • El agua es el único subproducto de su funcionamiento.


    El gran problema de las pilas de combustible son los elevados costes derivados en parte de la falta de un mercado a gran escala. En cualquier caso, según aumenta la autonomía requerida mejora la competitividad del hidrógeno. Esto es debido a que la extensión de rango se consigue simplemente al aumentar la capacidad del almacén de hidrógeno y con el mismo tamaño de pila de combustible. Los SAIs convencionales necesitan por el contrario aumentar proporcionalmente el número de baterías y el incremento de precio es casi lineal. Se estima que el umbral a partir del cual el H2SAI empieza a ser competitivo es de unas 8 horas (para 5.000 unidades).


  • Más Información: http://www.tecnalia.info